Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Secciones

Sección del 092

fotoEs la sección de intervención inmediata de la Policía Local de Gijón. Esta sección desarrolla su trabajo en turnos de mañana, tarde y noche, cubriendo la seguridad ciudadana en la ciudad durante las 24 horas del día.
Sus Agentes pueden realizar cualquier tipo de servicio, desde intervenciones en materia de pequeña delincuencia (robos, hurtos, peleas, etc.) hasta la intervención en materia de ordenanzas municipales, mediciones sonométricas, atención a víctimas de malos tratos, asistencia a heridos, apoyo en accidentes de tráfico y cualquier otro servicio que sea requerido por el ciudadano y entre dentro de las competencias de la Policía Local.

Normalmente entre cuatro y cinco coches patrullas recorren la ciudad, la cual se encuentra dividida en otros tantos sectores. Los Agentes integrantes de esta sección tienen una media de edad de 35 años, siendo la sección con el personal más joven de la Policía Local de Gijón.

Sección de Inspección de guardia


fotoEl artículo 53 de la Ley Orgánica de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, atribuye a las Policías Locales el "Instruir atestados por accidentes de circulación dentro del casco urbano". En base a esta norma legal, la Sección de Atestados de la Policía Local de Gijón instruye atestados por accidentes de circulación, que pueden ser atestados propiamente dichos remitidos a la autoridad judicial o diligencias a prevención.

Cuando tiene lugar un accidente de tráfico, los Agentes de la Sección de Atestados acuden al lugar y realizan lo que llamamos "trabajo de campo", es decir, toman todas las anotaciones necesarias para poder redactar posteriormente el atestado. Para realizar este "trabajo de campo" cuentan con un furgón completamente equipado en su interior, una cámara digital, así como con medios para poder realizar mediciones en la calzada.

El "trabajo de campo" queda posteriormente plasmado en el atestado judicial o las diligencias realizadas a prevención. Estamos hablando de un "trabajo de gabinete" para el que los Agentes cuentan con una sala de trabajo con mesas, ordenadores y mesa de dibujo.

Los Agentes de la sección de Atestados también realizan funciones de Policía Judicial cuando están interviniendo ante delitos derivados de la seguridad del tráfico, tales como lesiones o muertes cometidos por imprudencia con vehículos a motor o como es el caso de las alcoholemias o las conducciones temerarias. Las epedencias policiales cuentan con salas destinadas a tomar declaraciones a los implicados, así como otras destinadas a la investigación alcoholica con etilómetros capaces de detectar los niveles de acohol en aire espirado, equivalente al alcohol en sangre.

Inspección de guardia
En la actualidad la Sección de Atestados también realiza funciones de Inspección de Guardia. Está en fase de crecimiento, aunque a día de hoy se realizan diligencias por recuperaciones de vehículos sustraidos, por infracciones a la Ley de Seguridad Ciudadana y Reglamento de Armas, y todas aquellas diligencias en las que, sin que se trate de un hecho tipificado como delito, sea necesario informar a la autoridad judicial por el tipo de actuación realizada (p.ej. entradas en domicilios).

En este campo destacan las intervenciones de droga en zonas de movida, droga que es recogida en la Inspección de Guardia, pesada y posteriormente enviada al correspondiente Servicio Farmaceútico de la Consejería del Principado de Asturias para su análisis y destrucción; así mismo también se tramita en la Inspección la correspondiente denuncia por consumo o tenencia, conforme a la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana.

Unidad de Trafico

traficoLa Unidad de Tráfico está dividida en la sección de motoristas y en resursos de apoyo al tráfico. 
 
La sección de motoristas que desarrolla tarea muy diversas, que van más allá de la formulación de denuncias; de hecho su labor fundamental es acudir allí donde se encuentran los mayores problemas de tráfico de la ciudad y procurar darles una rápida solución; se trata de la sección que mejor puede realizar este trabajo gracias a los medios móviles de que dispone, para llegar de forma rápida a cualquier punto de la ciudad por muy congestionadas que se encuentren las vías.
 
Los Agentes también dedican su jornada a recorrer las calles del municipio ejerciendo una labor preventiva en lo relativo a infracciones de tráfico, procediendo a denunciar en los casos en los que sea necesario.
 
Completan sus funciones acudiendo a todas aquellas alteraciones que produzcan cortes de tráfico en las calles de la ciudad y también prestan servicio regulando el tráfico en las entradas y salidas de los colegios, en los acompañamientos de las Autoridades y realizan colaboraciones con otras secciones en actuaciones como controles de velocidad o alcoholemia.
 
Los recursos de apoyo al tráfico incluyen dos radares móviles y un sistema móvil de identificación de vehículos, para detectar posibles infracciones de tráfico en las vías urbanas de Gijón.


 

Policía Comunitaria

comunitariaLa sección de Policía Comunitaria fue creada para ser la más cercana al ciudadano. Se tratra de cerca de 40 Agentes que patrullan la ciudad, haciéndolo a pie en la zona centro y en motocicletas en los barrios.

Los Agentes que patrullan en motocicleta realizan su servicio preferentemente los días laborales ya que su cometido está orientado a la labor preventiva frente a la pequeña delincuencia, prestando en este caso apoyo y asesoramiento al pequeño comerciante, recogiendo sus datos para darle aviso en caso de robo en el establecimiento, etc.

La respuesta de estos policías en caso de conflicto es muy rápida debido a la gran movilidad de que disponen, siendo en todo caso apoyados por los coches patrulla del 092.

Sección de Vigilancia de las Órdenes de Alejamiento

vicopEn el año 2004 los Juzgados de Instrucción de Gijón empiezan a encomendar a la Policía Local de Gijón la tarea de vigilar el cumplimiento de las ORDENES DE ALEJAMIENTO que se adoptan en las resoluciones judiciales.

Ante este nuevo reto, en Abril de ese mismo año se asigna tal cometido a la Sección de la Policía Comunitaria, servicio que se realiza en alternancia con los que ya tiene encomendados.

Sin embargo, al poco tiempo se pudo comprobar que esta nueva tarea requería un tratamiento especializado y muy distinto al ordinario que prestan los funcionarios policiales, precisando de un conjunto de personas que se involucraran y tuvieran sensibilidad, empatía y profesionalidad adecuada para acometer con garantías un nuevo trabajo policial destinado a la protección de las víctimas, ya sean de violencia de género, doméstica o cualquier otro ilícito penal que implique la privación de derechos como los de acercarse o comunicarse con determinadas personas o de residir en determinados lugares.

En la actualidad este Grupo está formado por cuatro funcionarios, completamente identificados con esta problemática social, quienes acuden regularmente a cursos impartidos por distintas instituciones o asociaciones, dedicándose de forma exclusiva a esta labor, y manteniendo una estrecha colaboración con el resto de Administraciones Públicas.

Control y seguimiento de las órdenes

Una vez que se recibe una resolución judicial acordando la protección de una persona o una orden de alejamiento, se introducen los datos en un programa informático al cual pueden acceder los miembros de la sección, así como los operadores del Centro de Control Integrado de Servicios, es decir, los Agentes que atienden las llamadas del 092.

Seguidamente se estable un contacto con la víctima al objeto de recabar datos sobre los hábitos del penado, su forma de vida, etc. y sobre todo calibrar el peligro potencial que tiene la víctima y de esta manera establecer el nivel de protección que requiere. Se aprovecha esta cita para remitir a la víctima a la Oficina Municipal de la Mujer donde son asesoradas de los distintos resursos a su alcance.

Con todos estos datos se establece un seguimiento de cada una de las personas protegidas, que varía en función del riesgo. Las medidas adoptadas son diversas, siendo la más común el establecimiento de contactos telefónicos con las víctimas al objeto de ir sabiendo de su situación. En caso de riesgo alto se realizan vigilancias específicas de las víctimas con vehículos camuflados y de paisano, siendo en este caso de gran ayuda todos los datos recabados por los Agentes.

Sección Canina

caninaEn el año 1987 varios Policías Locales y Bomberos de Gijón se plantean la posibilidad de constituir la Unidad de Perros de Salvamento de Gijón y de esa manera poder colaborar en las labores de búsqueda de personas, que con frecuencia se daban en la zona de los Picos de Europa. De esta manera 4 policías y un bombero mantuvieron contacto con el Grupo del Perro de Salvamento de Euskadi, iniciando los trámites para legalizar la constitución de dicha unidad, que finalmente, por acuerdo plenario, quedó constituida dentro del Grupo Especial de Salvamento Subacuático (GESS).

El año 1988 es dedicado a la preparación de los miembros del grupo, asistiendo éstos al Primer Seminario del Perro Pastor Alemán, y posteriormente los cuatro Agentes acuden a un cursillo práctico de adiestramiento de perro impartido por el Instructor Oficial de los perros de la policía alemana.

A la vez que se realizan estos cursos se inician gestiones con el Principado de Asturias para la adquisición de perros, comenzando también las obras de construcción de las perreras, que se ubicaron inicialmente en el depósito municipal de vehículos de Pumarín, finalizando éstas en Febrero de 1989.

Seguidamente llegan los primeros cinco perros, uno de ellos donado por un criador gijonés, y los otros cuatro a cargo del Gobierno del Principado de Asturias. A partir de ese momento, con la colaboración de agentes del Grupo Cinológico de la Guardia Civil de Gijón, comienza el adiestramiento básico de los perros, a la vez que se sigue asistiendo a diversos cursos y seminarios. Así mismo la Jefatura de la Policía Local y el Ayuntamiento deciden integrar la Unidad de Perros de Salvamento dentro del Cuerpo de la Policía Local, creando la SECCIÓN CANINA.

Tras un periodo de adiestramiento y formación la Sección Canina comienza a prestar servicio con los perros policía en el mes de junio de 1989. Durante todo el verano se trabaja en el turno de noche realizando gran cantidad de detenciones e intervenciones en materia de seguridad ciudadana. Finalizado el periodo estival pasan a prestar servicio en el turno de tarde, realizando vigilancia en la zona de extrarradio, colegios, etc.Hasta el momento la instrucción de los perros policía se basaba en ataque y defensa, obediencia y rastreo y búsqueda de personas perdidas o accidentadas, pero en el mes de marzo de 1990 los miembros de la sección canina asisten a un curso de dos meses de duración en la Academia de la Policía Municipal de Madrid en la que los animales son adiestrados en la detección de sustancias estupefacientes, comenzando en el mes de mayo a prestar servicios encaminados al rastreo de dichas sustancias, además de los que habitualmente venían realizando.

En Octubre de 1990 se crea la Policía de Barrio, en donde queda integrada la Sección Canina como una sub-sección dedicada a dar apoyo a las parejas que patrullan a pie por los diferentes barrios de Gijón. También comienzan por estas fechas las exhibiciones divulgativas en los centros docentes con el fin de dar a conocer la sección y acercar la Policía Local al ciudadano.

En el mes de abril de 1991 la Sección Canina se incrementa hasta los seis miembros, que son con los que cuenta en la actualidad, a los que se les asigna perros dando comienzo su entrenamiento.

Ya con la sección plenamente asentada y en funcionamiento, a partir del año 1992 hasta la fecha se realizan cursos de cartografía y orientación en montaña, técnicas de rapell y descenso por cuerdas (con los perros), técnicas de búsqueda, salvamento y rescate, técnicas avanzadas de salvamento en catástrofes, etc.

Toda esta formación resultó de gran utilidad en los numerosos servicios que se sucedieron, entre los cuales podemos destacar los siguientes:

  • Se trasladan a Tapia de Casariego donde había desaparecido un deficiente que es localizado en el interior de una discoteca donde había quedado encerrado.
  • Es recatada una mujer que se había arrojado por el acantilado Gijonés del Cerro de Santa Catalina. El descenso se hizo rapelando con perros.
  • Búsqueda, localización y rescate de cadáver de un pescador accidentado en el acantilado del Rinconín, cerca de la playa de Gijón.
  • Colaboran en el tristemente famoso suceso del camping de Biescas, ayudando en la localización y reste de cadáveres.

En la actualidad la sección canina realiza todos los servicios propios y comunes de la Policía Local con los perros e intervenciones conflictivas en materia de seguridad ciudadana, apoyo a otras unidades policiales, en el tráfico y consumos de sustancias estupefacientes, en colegios, parques, zonas peatonales y comerciales, controles de seguridad y alcoholemias, exhibiciones en colegios, edificios abandonados, zona rural, et.  Estando adscritos a la seccion del 092 y prestando servicio como ésta 24 horas al dia los 365 dias del año.
Semanalmente se realizan entrenamientos. Limpieza de perros e instalaciones de estos, periodicamente.
En estos momentos la seccion canina esta compuesta por seis guias caninos y seis perros (tres pastores alemanes y tres bastores belgas malinois).
Todos los perros de la unidad estan adiestradois en:
  • perros de intervencion con bozal de impacto
  • localizacion de sustancias estupefacientes

Policía de Playa

playaEl año 2001 la Concejalía de Seguridad Ciudadana y Tráfico del Ayuntamiento de Gijón apostó por una nueva innovación de cara al verano gijonés. La idea no era nueva en otros municipios costeros, aunque en el de Gijón fue una auténtica revolución. Se trataba de la POLICÍA DE PLAYA.

Se pretendía con este servicio dar cobertura policial en las playas del Concejo de forma que las dotaciones estuvieran en contacto directamente con el bañista. Era necesario, primeramente dotar a los Agentes de una uniformidad acorde para poder actuar directamente en el arenal. Finalmente se adoptó como uniforme reglamentario para la Policía de Playa una gorra tipo béisbol con ajedrezado, polo de color azul claro, zapatillas de deporte blancas y pantalón corto azul marino. Precisamente el pantalón corto suscitó en los primeros días los más diversos comentarios entre los ciudadanos de Gijón, poco acostumbrados a ver a sus policías a "pierna descubierta".

El servicio fue prestado por Agentes de la última promoción, siendo éste su primer destino. Fue una difícil tarea que, con el apoyo del resto de compañeros, fue resuelta de forma notable, dejando un buen sabor de boca entre los vecinos de Gijón, así como entre las personas que visitaron nuestra ciudad, hasta el punto de que diversos colectivos ciudadanos solicitaron que en próximos ejercicios el servicio de Policía de Playa fuese ampliado a las de Poniente y el Arbeyal.

Hoy en día la estampa del "Policía de Playa" es algo plenamente arraigado en el verano gijonés, siendo el servicio cubierto por los Agentes de las últimas promociones.
Modificar aplicación