Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Olas de frío y nevadas


Olas de frioNo es infrecuente la existencia de años en los que la crudeza del invierno llega a valores peligrosos para la vida de la población. Si no es en principio por el efecto directo de la temperatura, sí lo es por las complicaciones que conlleva.

Por regla general a las olas de frío le acompañan precipitaciones en forma de nieve o granizo, vientos gélidos y húmedos, ventiscas y nieblas. La mezcla de todos estos ingredientes puede ser catastrófica para una determinada zona o región o incluso ser muy localizada pero en la que la vida de muchos o pocos correrá peligro.

A continuación se detallan una serie de precauciones y acciones a realizar durante estas situaciones:

  • Vestir adecuadamente, en especial al salir al exterior. Si no queda más remedio y hay que abandonar la vivienda y dependiendo de la distancia a recorrer a pie, deberá de extremarse la indumentaria, protegiéndose especialmente manos y cabeza, calzado apropiado e impermeable y taparse la boca para evitar respirar aire muy frio para los pulmones. En distancias largas y climas extremadamente fríos, no abandonar jamás la vivienda sin una linterna, algún alimento rico en calorías y un calentador de emergencia instantáneo.

  • Prohibir que personas mayores, débiles o niños abandonen la casa.

  • En el caso de vivir en zonas aisladas o rurales se tomará especial precaución al peligro de quedarse aislado. Para minimizar el problema se procurará tener almacenados alimentos y combustibles para al menos dos semanas. Es recomendable disponer de un generador eléctrico y de reserva de combustible para el caso de que las comunicaciones y el fluido eléctrico queden cortados.

  • Estar informado mediante la radio de los cambios meteorológicos.

  • Con el fin de optimizar las reservas de combustible, evitar querer calentar toda la casa, es mejor cerrar algunas habitaciones y reservar la calefacción a lo imprescindible.

  • Si es interrumpido el suministro eléctrico, utilizar la estufa y la cocina de emergencia preparadas a tal fin.

  • Si hay que desplazarse con el vehículo no hacerlo nunca una persona sola, asegurar que el vehículo esta al 100% de combustible.Revisar antes de salir la información sobre de las carreteras.

  • Si es imprescindible usar el coche revisar los neumáticos,anticongelante y frenos.Llevar cadenas, elementos de abrigo y teléfono movil con su dispositivo de alimentación.

  • Si el vehículo queda atrapado en la carretera, permanecer en su interior, con la calefacción al mínimo y ayudándose con una manta para conservar el calor acordándose de renovar el aire cada cierto tiempo. Escuchar la información de la radio a pilas o la del propio vehículo. No quedarse dormido en el interior del vehículo. Comprobar que se mantiene libre,en todo momento,la salida del tubo de escape para evitar que el humo penetre en el coche.

  • Circular con nieve o hielo es extremadamente peligroso y difícil, para ello deberán usarse las cadenas y circular con mucha precaución, evitando las frenadas bruscas. Ir muy atento a las placas de hielo.

Si tenemos planificado hacer una excursión a la montaña hay unas precauciones que se deben de tomar:

  • Informarnos previamente de la predicción metereológica para la zona donde pensamos ir.

  • Elegir la zona adecuada,en función, de la preparación física y del conocimiento que se tenga de la montaña.

  • Informarse de la localización de refugios o cabañas donde resguadarse en caso de descenso brusco de las temperaturas,tormentas u otras condiciones adversas.

  • Llevar teléfono movil.

  • Prestar atención y respetar las indicaciones de los carteles y otras señalizaciones sobre riesgos en las montañas.

  • Tener en cuenta que los cambios bruscos de tiempo pueden ser frecuentes en la montaña.

Si se produce algún caso de enfriamento agudo del cuerpo o una hipotermia pueden seguirse algunos consejos básicos mientras llega ayuda:

  • Intentar calentar a la víctima pero de forma escalonada, no bruscamente.

  • Mover las partes más afectadas suavemente, con ayuda de masajes excepto si aparecen claros síntomas de congelación.

  • No darle jamás alcohol para beber. Darle caldos, infusiones,....

  • No darle friegas con nieve, los tejidos y la piel podrían quedar afectados.

  • Si se forman ampollas en la parte afectada no pincharlas nunca.