Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Inundaciones


La precipitación intensa es el desencadenante directo de la inundación,pero también influyen otros factoes como pueden ser:La vegetación presente en la cuenca,el tamaño y estado del cauce,los obstáculos artificiales y la permeabilidad de los terrenos.

Algunos consejos para antes y durante la inundación son los siguientes:

  • Mantenerse a la escucha en una emisora de radio comercial para estar informado de las noticias de la catástrofe.

Viviendas Unifamiliares

  • Localizar a los miembros de la unidad familiar. Ponerlos en antecedentes .Como primer paso indicar los lugares más altos de la vivienda y empezar el traslado de los objetos de valor a los pisos superiores.

  • Evitar que sustáncias tóxicas y/o inflamables de la vivienda entren en contacto con el agua, trasladándolas a pisos superiores y/o mejor colocándolas en recipientes impermeables o con tapa. Retirar objetos del interior o exterior que puedan ser arrastrados por el agua.

  • Colocar los documentos importantes fuera del riesgo de la humedad que se pueda producir.

  • Prohibir el acceso a las partes inundables de la vivienda, como sótanos.

Viviendas Comunitarias

  • Prohibir el acceso al garage subterráneo y sótanos.

  • No utilizar el ascensor, el fluido eléctrico puede fallar en cualquier momento.

  • Desconectar los electrodomésticos y si es necesario todo el fluido eléctrico.

  • Usar el teléfono sólo lo necesario.

  • Tener siempre en mente la posibilidad de abandonar la vivienda. Prepárese.



Recomendaciones Adicionales

  • Si el nivel del agua nos obliga a evacuar nuestro hogar, dirigirse preferentemente a un lugar elevado.

  • Evitar los valles o permanecer junto a rios, canales, cauces o acequias, aunque estén secos o con poco caudal para evitar ser sorprendidos por una súbita crecida de agua o por una riada.

  • Si el nivel del agua nos aisla en la parte superior de la vivienda, no intentar jamás abandonarla a nado puesto que quedaríamos a merced de las corrientes del agua, es mejor esperar la ayuda.

  • Si la fuerza del agua nos arrastra, intentar asirse a algún objeto pesado que flote o fijo.

  • Para circular con seguridad, antes de partir intentar averiguar el estado de las carreteras, mediante la radio o televisión. Es mejor partir antes que verse después con graves problemas de circulación.

  • Viajar siempre con el depósito de combustible lleno, si la inundación coincide en épocas muy frías, dispondremos de esta forma de tiempo extra de calefacción.

  • La circulación durante lluvias torrenciales es extremadamente peligrosa, por tanto tendrá que evitarse al máximo, no obstante si no quedara más remedio se prestará especial atención a la altura del agua sobre el pavimento, circulando a una velocidad moderada y prestando especial atención a los frenos, que no funcionan con la misma efectividad que cuando están secos. Si el agua empieza a entrar en el interior del vehículo o éste se para, es mejor abandonarlo. Intentar circular preferentemente por carreteras principales o autopistas, evitando especialmente carreteras secundarias, atajos o pistas forestales. Estimar con cautela las distancias y posibles obstáculos de la calzada, dado que la lluvia reduce la visibilidad considerablemente.

  • Es muy peligroso cruzar lugares inundados, por lo que conviene realizar una estimación de la profundidad del lugar, saliendo del coche si es necesario, pero con suma precaución. Si el agua lleva corriente y hay que medir la profundidad o simplemente salir del vehículo, atarse una cuerda a la cintura y atarla al vehículo para que el resto de ocupantes pueda ayudar en caso de arrastre por el agua. Asegurarse de que el vehículo no puede ser arrastrado durante esta operación ya que nos arrastraría consigo a nosotros también. Si es posible cruzar con el vehículo se realizará con la marcha más corta posible, en el caso de los todoterreno se usarán las reductoras y tracción total. No confiarse por la potencia y el peso de los vehículos todoterreno, que pueden ser arrastrados por el agua de la misma forma que los vehículos normales. Si se dispone de torno eléctrico, asegurar el vehículo antes de cruzar.

  • Jamás cruce un puente en el que el agua rebase por encima del mismo. Puede estar cortado el camino, quedando oculto por la corriente, y caeríamos al cauce

  • Una vez pasada la emergencia, al regresar a la vivienda deberá realizarse una inspección de la estructura para asegurar que no existe peligro de derrumbamiento. Así mismo no se entrará en su interior con cigarrillos encendidos o dispositivo que produzca llama o chispa alguna, dado que podría haber sustancias inflamables dispersas o conducciones de gas rotas. Igualmente se prestará especial atención a la posibilidad de que se produzcan cortocircuitos al restablecerse el suministro de fluido eléctrico.

  • Beber sólo agua embotellada o en su defecto hervida. No comer ningún alimento que haya estado en contacto con el agua, ni utilizar ningún medicamento que se haya mojado.

  • No utilizar ropa mojada.

  • Estar al corriente de las normas de sanidad dictadas por las autoridades. Después de una inundación las condiciones sanitarias suelen ser muy deficientes y existe el riesgo de contaminaciones. En especial retirar lo más rapidamente posible los animales muertos, alimentos en mal estado, productos químicos, etc.

  • Deberá prestarse especial cuidado a no utilizar las aguas residuales hasta que las autoridades hayan asegurado su óptimo funcionamiento.

  • Higienizar la vivienda, colaborando con los servicios municipales.

  • Colaborar en la medida de lo posible en las tareas de rescate y salvamento, con las adecuadas medidas de protección y seguridad personal.